¡HOLA A TODOS!

Desde Gôody os queremos hablar sobre el tema del Teletrabajo y de todas las sensaciones que esta nueva forma de trabajo nos puede ocasionar. 

“Teletrabajar” ¿Cuántas veces has pronunciado o escuchado  esta palabra desde el pasado marzo?

Marzo de la mano de la COVID-19

  • Cambios
  • Incertidumbre
  • Miedo
  • Desorientación
  • Angustia

Cambios en nuestras vidas privadas y en los entornos laborales. Teletrabajo: palabra  protagonista de nuestras conversaciones porque ha supuesto una altísimo adaptación en poco (poquísimo tiempo) con cargas extras a las numerosas que ya sostienen las mujeres. Esta adaptación ha tenido, para ellas,  un alto coste en estrés ambiental y interno.

Una de las causas ha sido la falta de precisión en el lenguaje, de políticos a empresarios, pasando por medios de comunicación o redes sociales, dicen  teletrabajar cuando en realidad, la mayoría de personas lo que hacen es “ trabajar desde casa”.

Teletrabajar supone una cultura corporativa, un sistema de liderazgo, un estilo de comunicación y un nivel de IT, que muchas empresas no tienen, lo que hemos hecho, es “hacer lo que podemos, con lo que tenemos”. Esa, entre otras, es una semilla de consciencia de lenguaje desarrollada en el libro “teletrabajar, pero bien” de Alicia Aradilla (Editorial Diana del grupo Planeta)  que ha  relajado  a miles de mujeres en situaciones de alto estrés que se han encontrado con la vida privada y laboral mezcladas en el mismo espacio: su hogar.

Desde la conciencia del lenguaje es posible ampliar la visión para vislumbrar otros horizontes, nuevas posibilidades y toda la  motivación  extra que requiere esta situación.

  • ¿Conoces tu estilo comunicativo?
  • ¿Reconoces tus habilidades conversacionales?
  • ¿Cuáles son tus patrones mentales?
  • ¿Cómo es tu inteligencia emocional?

Toma conciencia de tu lenguaje y tomaras las riendas de tu vida.

Cuando dejemos de “trabajar desde casa”, el teletrabajo, será el modelo predominante de producción intelectual, traerá un cambio de paradigma que requiere mucha inteligencia emocional. Si ya es complejo comunicarse de manera efectiva presencialmente, el hecho de hacerlo exclusivamente a través de la pantalla, lo complica aún más.

El teletrabajo será el modelo de producción intelectual predominante, en ese modelo no habrá lugar para  jefes controladores ni para trabajadores que necesita ser controlados para rendir. Así,  las rutinas saludables son claves para la eficiencia y eficacia y para sentirnos saludables, lejos del intenso estrés vivido en los meses pasados. Los rituales són la clave para consolidar y reforzar las rutinas que nos interesan. El teletrabajo nos reconecta con nuestra naturaleza social como especie, contribuyendo a armonizar nuestra vida cotidiana, fijar objetivos, ¡cumplirlos! Para sentir el bienestar, la tranquilidad y la paz de la que somos merecedoras, sin rebajar la fuerza de nuestras trayectorias profesionales

Algunas recomendaciones para teletrabajar en excelencia:

  1. Autoconocimiento. Aprovecha para conocerte, identificar fortalezas y puntos de mejora. Saber quién eres te desvelará de qué eres capaz.
  2.  Montaña rusa emocional. Estos días las emociones intensas se suceden, a veces, sentimos el vértigo de una montaña rusa. Acepta cualquier estado emocional que identifiques, por desagradable que se sienta. Aceptar es el primer paso para transformar.
  3.  Lenguaje. Relacionarse a través de la pantalla, desvela la importancia de la comunicación.  Expresa lo que deseas, cuidando también a tu interlocutor. La comunicación asertiva es clave.
  4. Patrones mentales. Tu mente será tu aliada si sabes relacionarte con ella en armonía y equilibrio. Respira conscientemente para relajar el cuerpo y  calmar la mente. La respiración es la base de la decisión
  5.  Rutinas. Crea y pon en práctica tus propias rutinas en base a la información que has obtenido de tu autoconocimiento y tu situación particular. Las rutinas favorecen la satisfacción y la entereza.
  6. Auto-notificaciones. Recuerda que has sabido llegar hasta donde estas, has superado retos y dificultades, hoy tienes más recursos de todo tipo que hace unos meses. Puedes, porque ya lo has hecho

El gran reto de Teletrabajar es tener consciencia de nuestro lenguaje y altos niveles de inteligencia emocional. La buena noticia es que ambos aspectos se pueden aprender y aumentar.

Déjanos cualquier duda o pregunta en comentarios.

El autor de esta entrada es "Alicia Aradilla"
Socióloga experta en neurolingüística
¡Es tu turno! Deja tu comentario y opina