Ante la nueva publicación del Ministerio de Sanidad, el 13 de mayo de 2020, sobre el covid 19 durante el embarazo, me siento en la obligación como ginecóloga y obstetra de resumir los nuevos datos que se mencionan  y que ciertamente vienen a confirmar lo que hasta el momento estábamos   realizando en nuestro quehacer diario. Fundamentalmente nos tranquiliza saber que  no empeora el transcurso del embarazo de manera sustancial  y que no tiene  repercusión alguna documentada hasta la fecha de manera grave sobre el recién nacido.  

Por eso, a continuación os vamos a desglosar los puntos más importantes y con más repercusión sobre el comunicado:

  • Las mujeres embarazadas infectadas por coronavirus no difieren en principio de las no embarazadas, presentan la misma clínica, pruebas radiológicas y pruebas de laboratorio, teniendo que estar aisladas en su domicilio siguiendo las normas de aislamiento versus ingresada en el hospital  en  los casos más graves. Esto se ha podido comprobar por una serie publicada en China de 147 mujeres, en la que se describe afectación grave en un 8% y crítica en un 1% de los casos. En la primera serie española publicada con 140  gestantes, se confirma en orden de frecuencia  de mayor a menor, los síntomas más frecuentes, siendo,  la tos seca (72.7%) sobre el resto de los síntomas, como fiebre (53.5%), astenia (46.5%), neumonía (36.2%), mialgias (33.3%), diarrea (32.1%) y anosmia (22.5%). En general lo datos sugieren que las embarazadas  podrían pasar la enfermedad  de manera leve o asintomática como está sucediendo en el 80% de la población.
  • Tampoco se ha evidenciado que la infección por SARS-CoV-2 durante el embarazo se asocie con un mayor riesgo de aborto espontáneo y parto prematuro espontáneo, como empezaron a señalar las series chinas en un principio.
  • Se ha publicado una tasa mayor de complicaciones en las embarazadas covid 19 positivas, pero es un dato que todavía está por confirmar ya que la tasa de complicaciones durante el embarazo  en la base de datos española es del 25.3%,  y no se ha podido  justificar aún que  éstas   se deban a la  infección por Covid- 19.
  • Lo que si se ha confirmado es que se producen alteraciones de la coagulación en las pacientes covid 19 positivo y si a esto le añadimos el riesgo de  hipercoagulabilidad del embarazo, podría aumentar el riesgo tromboembólico, siendo candidatas a profilaxis con heparinas de bajo peso molecular hasta que la PCR sea negativa durante el embarazo   o tras el parto dos semanas después del mismo  en todas aquellas pacientes asintomáticas, como medida preventiva y  como recomendación de la  Sociedad Española de Trombosis y Hemostasia (SETH) sobre  la profilaxis de enfermedad trombovenosa (ETV) en el embarazo y puerperio durante la pandemia COVID-19. Si la embarazada tiene síntomas más graves los protocolos tienden a prolongar en el tiempo dicha profilaxis con heparina.
  • Tenemos algún  caso en los que se ha encontrado el virus en el líquido peritoneal durante  las cirugías, aún teniendo la PCR en fosas nasales negativas, se está abriendo un  campo de investigación al respecto para valorar cual puede ser el significado.  Por ello desde el Ministerio de Sanidad se está empezando a recomendar  la recogida del líquido peritoneal durante las cesáreas, para confirmar  por PCR el virus.  El  líquido peritoneal es el que se localiza  en la cavidad abdominal libre sin ningún significado patológico, debido a que el peritoneo es una membrana semipermeable que participa en el intercambio de líquidos y aunque el exceso suele tener un significado patológico, en cantidad normal no lo tiene.  Lo que sí está demostrado es que si la madre es covid 19 positiva el tiempo de contacto del recién nacido con los fluidos corporales maternos   durante una  cesárea debe ser lo más corto posible.
  • La lactancia materna sigue siendo el método de alimentación más adecuado para el recién nacido, ya que le  transmite defensas de la madre, muy necesarias para defenderse de infecciones respiratorias en los primeros meses de vida, como podría ser frente a este nuevo coronavirus aún siendo la madre covid 19 positiva, siempre que se mantengan las medidas de enfermedad por  contacto y  de contagio con gotas. La OMS recomienda la lactancia exclusiva los primeros 6 meses de vida incluso en el caso de que la madre presente la infección por el nuevo coronavirus SARS-CoV-2.
  • La transmisión vertical (madre -hijo) sigue siendo casi inexistente, en el  Registro Nacional SENeo-COVID-19 con casi 300 casos sólo se ha documentado un caso  de un recién nacido  a término mediante  cesárea, de  una madre con neumonía covid 19 positiva, que resultó positivo en una muestra de exudado faríngeo tomada a las 36 horas de vida,  sin ninguna sintomatología de la enfermedad.

Cito palabras textuales del documento del Ministerio: “dado que no existen evidencias de transmisión vertical se recomienda mantener las medidas habituales de cuidado neonatal óptimo (clampaje tardío del cordón, contacto piel con piel inmediato y animar a la primera toma de pecho en la primera hora), salvo en aquellos casos en que lo impidan el estado clínico de la madre o del recién nacido o no se pueda asegurar un adecuado aislamiento madre-hijo (mascarilla, higiene de manos) para evitar la transmisión vertical entre madre e hijo”.

  • En el Registro Nacional SENeo-COVID-19 hay incluidos 30 casos de contagio postnatal de recién nacidos, producidos en el ambiente familiar, no intrahospitalario. En todas las series el 90% de los casos son de curso leve/moderado y los dos síntomas más importantes son los respiratorios y digestivos.
  • La vía del parto debe ser decidido por un equipo multidisciplinar, y en principio en nuestro medio se intenta el parto vaginal siempre y cuando la enfermedad de la madre no comprometa  el desarrollo del mismo. Lo que se recogió en un principio en nuestras series era un aumento de cesáreas debido al compromiso respiratorio materno en el momento del parto, pero si el curso de la enfermedad es asintomático se intenta la vía vaginal del parto frente a la abdominal.
  • La anestesia más indicada en pacientes embarazadas covid 19 es la epidural, ya que se intenta evitar las anestesias generales por el elevado riesgo de generación de aerosoles y diseminación aérea del virus.

Ante todas estas novedades publicadas, animo a todos los compañeros sanitarios  a seguir luchando día a día contra este virus como venimos haciendo hasta el momento   y a seguir recogiendo datos que nos puedan ser de utilidad para nuestras embarazadas tanto  en el paritorio como en nuestras consultas. De momento los datos reportados no son preocupantes en las embarazadas, siendo en nuestra experiencia la mayoría asintomáticas y siendo sólo diagnosticadas por la PCR que realizamos de manera rutinaria previamente al parto,  aún sin síntomas, aunque también  es cierto que hemos conocido casos más  graves pero son excepcionales  y en general   con alguna patología de base previa al embarazo.

Déjanos tus dudas o preguntas en comentarios.

El autor de esta entrada es "Alexandra Henriquez"
Alexandra Henriquez
Alexandra (Co-fundadora de GôodyHelp) es ginecóloga y obstetra, especialista en senología y patología mamaria y en oncología ginecológica, con una visión del embarazo y del parto cada vez menos intervencionista. Unidad de Oncología Ginecológica y Patología de mama, Hospital Quirón Pozuelo. Profesora colaboradora Universidad Europea de Madrid.
¡Es tu turno! Deja tu comentario y opina