Consumidores, ¿conocen lo que eligen? ¿sabemos la diferencia entre bio y eco?

Actualmente, hay mucha confusión sobre los conceptos “bio” y “eco”; por una probada desinformación del consumidor.

Hay personas que creen que los productos bio son mas sanos y sostenibles; otros que no hay estudios que confirmen esa teoría y que los productos ecológicos son simplemente mas caros y tienen el sello de certificación.  Pero de lo que no hay duda alguna es que el consumo está en auge y cada vez son mas las personas que apuestan por los alimentos ecológicos a la hora de hacer la compra.  España no es de los países de Europa que tienen un alto consumo per cápita de productos ecológicos; pero si es uno de los países puntera en la producción de alimentos ecológicos.

¿Pero qué significa realmente que un producto sea ecológico? ¿Qué diferencia hay entre lo ecológico, lo “bio” y lo “orgánico”?

Tres categorías que se suelen usar en éste ámbito sin que esté demasiado claro si se está hablando de lo mismo, o si hay diferencias, o resulta un engaño al consumidor ya que la diferencia de precio es considerable.

La palabra “ecológico” significa que se ha elaborado el producto según la normativa europea para estos productos en los que no se permite el uso de pesticidas ni fertilizantes químicos ni transgénicos, por lo tanto lleva el sello de la UE que identifica los productos ecológicos.

En el caso de los alimentos, el sello de la Unión Europea se encarga de identificar los productos ecológicos certificados que han pasado los controles necesarios y que han pagado un costo alto por ello.

Nos podemos encontrar con manzanas de la huerta de un conocido que pueden ser ecológicas pero si quiere venderlas como tal, tendría que pasar por el proceso de certificación.

Mucha gente se cuestiona si un producto de invernadero puede ser ecológico. La respuesta es sí. Almería por ejemplo se ha convertido hace años en una de las zonas punteras de Europa en producción ecológica con invernaderos.

La confusión se da cuando entran en juego otras denominaciones que a nivel legal son consideradas sinónimos de ecológico y se usan indistintamente según el país o el idioma que se utilice. Es decir los conceptos “bio” y “orgánico” piensan que son lo mismo que “ecológico”  y de serlo, deberán llevar el sello identificativo de la UE.

Si dejamos de lado lo que dice la ley y lo que el consumidor puede exigir, encontramos otro concepto “bio” que se entiende por productos que no han sido modificados genéticamente.  Entonces un producto no transgénico ¿es necesariamente ecológico? No. Pero un producto ecológico si está libre de transgénicos.

Con lo “orgánico” es distinto. Se entiende por orgánico a los productos libres de pesticidas y químicos. (pero sí pueden tratarse con semillas transgénicas). Los productos orgánicos no pueden acceder a la normativa “certificación ecológica” al no cumplir todos los requisitos.

¿Os interesaría conocer más acerca de los beneficios de la alimentación ecológica?

El autor de esta entrada es "Itziar Alamo Hernández"
Nutricionista profesional con énfasis en Nutrición Biológica y Ortomolecular.
¡Es tu turno! Deja tu comentario y opina